• Admin

COMO CEPILLAR A NUESTRO PERRO


l cepillado es una de las pautas que deben encontrarse dentro de la rutina de higiene semanal de nuestro perro.

Dependiendo de su tipo de manto estos deberán ser más frecuentes, ya que no es lo mismo un perro de pelo corto que uno de pelo largo.

Así como un manto doble o un manto liso… 

El cepillado no sólo eliminará el pelo muerto y la suciedad del mismo sino que evitará la aparición de nudos, los cuales si no se eliminan pronto darán lugar a nudos más grandes o rastas que no sólo serán un foco de acumulación de suciedad en el pelo de tu perro sino que harán que el peinado se vuelva algo doloroso para nuestro animal, ya que al cepillar tal cúmulo de pelo tiraremos de la piel de nuestro querido peludete.

¿Qué hacer si encuentro un nudo en el manto de mi perro?

Si cepillas a tu perro y observas que hay un comienzo de nudo, lo ideal es intervenir y quitarlo para que no vaya a más.

Para ello contamos con las siguientes herramientas: carda y peine. Así como podemos valernos de algunos productos cosméticos que nos ayudarán a hacer la tarea “antiguos” mucho más sencilla.

¡Comenzamos!

Empezaremos cepillando con la carda todo el manto de nuestro animal, así eliminaremos nudos en su primera fase y los excesos de suciedad. 

Tras este primer cepillado pasaremos el peine, a poder ser contrapelo, el cual nos delatará los lugares donde se encuentren los nudos.

Tras localizar el nudo comprobaremos el grosor del mismo, no es lo mismo un nudo fino que uno gordo. 

Si el nudo es gordo necesitaremos añadir a nuestro “kit” el cortanudos. Con él partiremos por el medio el nudo y con ayuda del peine y la carda comenzaremos a separar los nudos que han formado la rasta. 

Si este es de gran tamaño optaremos por cortar o rapar, ya que eliminarlo de manera natural puede ser muy doloroso para nuestro animal al someterlo a constantes tirones de pelo.

Si no ha hecho falta rapar, iremos peinando y eliminando nudos, así hasta pasar el peine sin ningún tipo de resistencia.

Si el nudo es pequeño, usaremos la carda y con el peine separaremos poco a poco el pelo hasta dar con el nudo. Del cual tiraremos y finalmente eliminaremos.

Repetiremos esta acción hasta que al pasar el peine no encontremos ningún tipo de resistencia. 

Como véis deshacer nudos no es complicado y supone mantener sano el manto de nuestro animal, en definitiva mantener su salud.

¡¡Y no cuesta tanto!! 

Si tienes dudas sobre el mantenimiento del manto de tu perro no dudes en preguntarnos, estaremos encantados de aconsejarte y ayudarte en la higiene diaria de tu peludete.

4 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now